LA CASA

Hotel Rural Yeguada Albeitar

 E l hotel rural Yeguada Albeitar abre sus puertas en el 2006, cuando decidimos hacer nuestra casa más grande para alojar a las familias que quisieran compartir nuestro estilo de vida, disfrutando de nuestra tierra, de su paisaje y de su paisanaje, en un enclave único.

Con este espíritu nació el Hotel Rural Yeguada Albeitar, donde disfrutando del Agroturismo, nuestros huéspedes tienen la posibilidad de conocer de primera mano participando como es el día a día en una granja, acompañarnos en las tareas de la finca y en el cuidado de los animales, iniciarse en la técnica de la equitación, familiarizarse con las prácticas ganaderas modernas, sostenibles y respetuosas con el medio ambiente y el bienestar animal.

Un lugar diferente donde disfrutar de experiencias inolvidables, donde los niños y los que ya no lo son, disfrutan recogiendo los huevos de las gallinas, ordeñando a las cabras, cuidando a los caballos…, Un lugar para aprender compartiendo y disfrutar de ese entusiasmo, ese nerviosismo infantil, el asombro, la alegría en medio de la naturaleza.

El hotel dispone de 11 habitaciones con amplios ventanales para disfrutar de las inmejorables vistas de las que dispone gracias a su ubicación en lo alto de la montaña. Entre las instalaciones de las que dispone el Hotel se encuentra una biblioteca en una sala acristalada, un salón de estar que invita a la tertulia al calor de la chimenea, un salón polivalente de 90 m, amplio porche, cafetería y un restaurante en el que disfrutará de la cocina tradicional asturiana y de las excelentes vistas que nos regala la naturaleza en cualquier estación del año.

LA FAMILIA

Todo comenzó hace 37 años, entonces solo éramos dos: Inma y Benito, y el destino profesional de un “Albeitar” desencadenó una elección personal que nos llevo a dejar el medio urbano y asentarnos en Oneta, un rincón muy especial de la Asturias Occidental, conocido principalmente por su “Monumento Natural”: Las tres cascadas de Oneta” Con ilusión, agua, tierra… echamos raíces

Comenzamos un largo camino… un proyecto de vida y un caballo para disfrutar del tiempo libre, y el regalo de dos hijos maravillosos: Beni y Borja que crecieron entre la naturaleza a lomos de los caballos.

Todos juntos decidimos abrir las puertas de nuestro hogar, hacerlo más grande y compartirlo con quien desee convertir sus vacaciones en una experiencia inolvidable.

NUESTRA COCINA

En nuestro restaurante cocinamos con mimo los productos de proximidad, elaborados a fuego lento… con las técnicas clásicas de la cocina tradicional Asturiana que combina con maestría los ingredientes de temporada de la magnífica despensa natural: del huerto, de la granja… el cabrito, la miel…

);